19 de febrero de 2017

LiBeRtAd ¿PaRa QuÉ?

Al ciberespacio son lanzadas todo tipo de ideas acerca del futuro cubano, siempre del futuro, nunca del presente,  y me río de tantos politólogos cubanos.Y hay que reírse por la simple razón de que el futuro no existe.No hay una tienda, ni un almacén mayorista a dónde ir a comprar futuro.
Y risas a parte, quiero comentar dos de las corrientes que más circularon por la "mente cubana" la semana pasada, ambas antagónicas, y ninguna radical: reformismo y anexionismo.
Contrario al pensamiento isleño del tiempo de España, resulta que hay cubanos viviendo el siglo XXI, con la idea de que Cuba pase a ser de nuevo colonia española, es para morirse de risa.Es decir, antes los cubanos querían anexionarse a  USA, cuando era una colonia de España, ahora no, ahora el anexionismo es a la Madre Patria.Para ello citan el Tratado de París, y toda una sarta de disparates leguleyos, como si el siglo XX no hubiese existido para Cuba.... allá ellos, que sigan pensando que el chicharrón es carne.
Y bueno, los reformistas.Ya llevan más de diez años reformando, pero para peor, ¿no?.Lo curioso fue encontrar una agencia publicitaria que nadie conoce, pero que daba nombre y candidato oficial al reformismo, cosa que no diré pues no me pagan para ello,ni tampoco lo creo serio ni con fundamento.Lo cierto es que Cuba necesita un cambio, y ojalá no vaya de la mano de ningún ismo.
Necesita libertad.Libertad para ¿qué?.Y por ahí es por donde le entra el agua al coco.
Hartos de tanta palabrería vacía, de tanta demagogia, hipocresía y leyes hasta para ir al baño, esa libertad tendrá que llenarse de un vocabulario nuevo que bien la exprese.
Y entonces cuando se hable de salud, no tendremos que recordar a los hospitales cayéndose a pedazos, sin agua corriente, sin sábanas, sin médicos ni medicinas, con unas consultas y listas de espera interminables, a donde sólo atienden pronto a los que pagan en especie, o tienen un amigo funcionario, o simplemente un amigo.
Y cuando se hable de educación, reconocer al graduado haciendo Patria, trabajando para ello, y no buscando la manera de emigrar.Pero también se le reconozca por su comportamiento civil, de responsabilidad y participación ciudadana en proyectos que resulten beneficiosos para todos, y no para unos pocos.
Y que los frutos de la tierra sea el alimento de todos, también de quien la trabaja.Para qué cultivar la tierra si no lo pagan, o lo que cultiva se pudre de tanto esperar, o le ponen un precio para que se pudra antes que alimentar a la gente.
Y con las faenas del  mar, ídem de ídem, más de lo mismo...y la industria..y...y....etc.
Libertad para crear riquezas, para dejar atrás la decadencia, el cerrado por derrumbe...
Libertad, porque de la Libertad se nutre la Creación.


12 de febrero de 2017

dE CuÑaS y AsTillAs vA eStE PaLo.


Y este palo es cubano, pero mejor empezar por las astillas:        de tal palo, tal...
Siento vergüenza ajena de muchos comentarios de mis paisanos en las redes sociales, ¡que no de todos!.Los exiliados marchan de Cuba con la lección muy aprehendida: llevan el tirano dentro.Enseguida se delatan, es inevitable.Acá los verás enfrascados en ningunear a cuanto ser viviente piense diferente, y si el "ser" es cubano el ningunear se convierte en aplastar.Comentarios que no dan paso a razonamiento alguno, imposible razonar con esas "astillas", calcadas del palo original.Es curioso comprobar cómo se repite el patrón una y otra vez.No hay margen ni posibilidad para estar de acuerdo, disentir es la clave.
¿Millones de disidentes?, no lo sé, pero si así fuera, son millones "fuera de lugar" en todos los sentidos: territorial y verbalmente.No hay que maltratar, ni tachar de escoria o calificar de forma peyorativa a nadie para disentir.Algún día habrá que trascender la marca del palo original, para resultar distintas astillas, al menos no tiránicas, no chusmas ni amplificadas repeticiones.

De las cuñas dicen que son peores.
Los exiliados cubanos  en la redes sociales van gritando a "viva voz" al insilio desde cobardes hasta carneros, pasando por tipo de groserías del  idioma, ideológicas y humanamente abyectas.Esos mismos que de no ser por "pies mojados" pies secos" hoy día serían "pies descalzos" "pies encarcelados" sin embargo no se cortan un pelo para aplaudir al ex_presidente Obama, y al del Muro, y así sucesivamente a todos aquellos que cierren con llave de muerte al cubano en su isla.
En Miami, París o Ecuador, cubanos exiliados enardecidos en las redes sociales, no estaría mal un poco de introspección para volver al origen, y sobre todo recordar porqué y cómo llegaron un día al lugar donde hoy viven.
Y lo dije al principio, enfatizo al final, no somos todos, pero sí muchos son  la cuña y las astillas de aquel maldito palo.


Del refranero popular:
De tal palo, tal astilla, y el otro refrán es: no hay peor cuña, que la del propio palo. 


8 de febrero de 2017

dE La CoBaRdíA

El corazón y el cerebro no tienen sexo, y tampoco la conducta. Si eres una persona de corazón y cerebro, ten presente que yo, desde luego, no estaré entre quienes te animen a que te comportes de un modo o de otro en cuanto varón o mujer. Te pediré tan sólo que explotes bien el milagro de haber nacido, y que no cedas nunca a la cobardía, que es una bestia que está siempre al acecho. Nos muerde a todos, cada día, y son pocos los que no se dejan despedazar por ella en nombre de la prudencia, de la conveniencia y a veces en nombre de la sensatez. Cobardes hasta que los amenaza un peligro, los humanos se vuelven arrogantes apenas el riesgo ha pasado. Jamás debes evitar el riesgo, aunque el miedo te frene. Venir al mundo implica ya un riesgo: el de arrepentirse de haber venido.
Del libro "Carta a un niño que no llegó a nacer" de  Oriana Fallaci.

                                                                                                     

6 de febrero de 2017

V Premio Literario Internacional Indipendente In memoria di Italo Svevo


Sonia Díaz Corrales

(Cuba/España)


El puente de los elefantes

 En la Cuba de finales de siglo, respira la dialéctica de dos gemelas sin nombre nacidas en un pueblo de campo, que el tiempo de la vida empujará a diferenciarse y el tiempo de la muerte volverá a unir. Una se pintará el pelo de negro, la otra se hará rubia; una estudiará Economía, la otra Literatura; una se casará con un vecino y se quedará en su pueblo, convirtiéndose en la narradora de esta historia, la otra (la hermana) se casará con un foráneo y partirá para La Habana, convirtiéndose sin saberlo en la protagonista. Punto de fuga es el matrimonio de ésta que, ocurrido en “un día cualquiera”, marcará el inicio de una historia particular al mismo tiempo que universal, donde todo sucede bajo la ley alienante “de un demente ir y venir […], una marcha de faquir sobre puntiagudos vidrios”.
Todo sucede, de hecho, a lo largo de los 300 km de la Autopista Nacional que corren entre el pueblo de las dos mujeres y La Habana - o, mejor dicho, entre el puente de Neiva, cerca de aquel pueblo, y el puente de los anillos, punto de conexión para entrar a la capital - que la hermana, abandonada por el marido y convertida por necesidad en contrabandista, recorre en el uno y en el otro sentido, acompañada por su hijo y rodeada por transeúntes como ella: sin nombre, sin rasgos, sin más certezas que la de pertenecer a ese incesante ir y venir. Suspendidos entre realidad e imaginación, animados por una irreductible ambivalencia, los puentes que puntúan la Autopista Nacional (e idealmente todos los puentes del mundo) son más que puentes: cada uno de ellos es “el Alfa y la Omega, el principio y el fin de cualquier existencia, de cualquier historia”. Es así como los puentes se convierten en los únicos significantes estables en el mapa de un mundo que nunca descansa, símbolo a la vez de deseadas reunificaciones y de una esperanza tan difícil de cultivar sobre el asfalto candente - pero también motivo de angustia, porque siempre pueden ocultar aquellos otros títeres de la Historia que son los azules (policía), esclavos del mismo ir y venir cuyo sentido suena tan falso como el eslógan que se asoma desde el puente de Pedro Pi, A la unidad debemos lo que somos. (A propósito de símbolos, sorprende que no haya un puente precisamente entre las dos hermanas: distantes pero al mismo tiempo unidas en un regressus ad uterum que quizás es el verdadero motor de toda la historia, más allá y más arriba de aquel “demente ir y venir”.)
Con su estilo conscientemente realista y magistralmente poético, Sonia Díaz Corrales muestra un mundo real y fantástico al mismo tiempo, donde el valor - “que algunas veces es como un cristal, que si se pone al sol refleja todos los colores de la vida, o como un hilo brillante que te sujeta a algo, y aunque no puedas verlo, o comprenderlo, siempre está ahí” - parecería ser la linfa misma de la vida.

La novela está editada en Cuba: Editorial Capiro, Santa Clara,(2014).
Madrid:  Editorial Barco Ebrio (2013) , Edición Digital.

5 de febrero de 2017

CoN loS PoBrEs dE la TieRRa.

Nací, crecí, y desarrollé en un medio endiabladamente mudo, pero cuando me leí en aquella pared quedé fulminado. Así conocí a Eduardo Galeano, por los años ochenta y pocos, en una vacaciones mochileras por Varadero:

¿Cuántas veces he sido un dictador? ¿Cuántas veces un inquisidor, un censor, un carcelero? ¿Cuántas veces he prohibido, a quienes más quería, la libertad y la palabra?¿De cuántas personas me he sentido dueño? ¿A cuántos he condenado porque cometieron el delito de no ser yo? ¿No es la propiedad privada de las personas más repugnante que la propiedad de las cosas?¿A cuántas gentes usé, yo que me creía tan al margen de la sociedad de consumo?¿No he deseado o celebrado, secretamente, la derrota de otros, yo que en voz alta me cagaba en el valor del éxito? ¿Quién no ha reproducido, dentro de sí, al mundo que lo genera? ¿Quién está a salvo de confundir a su hermano con un rival, y a la mujer que ama con la propia sombra?
Eduardo Galeano
Día y noches de amor y de guerra.

4 de febrero de 2017

APuNtEs dE LeCToR III

El tercer Juan era cocinero.Esto no lo cuentas tú, Twain, sino Tolstoi.
A la entrada de la cocina estaban echados los perros.Juan mató un ternero y echó las vísceras al patio.Los perros las cogieron, se las comieron y dijeron: "es un buen cocinero, guisa muy bien".
Poco tiempo después Juan pelaba los guisantes y las cebollas, arrojó las mondaduras al patio.Los perros se arrojaron sobre ellas, pero torcieron el hocico hacia el otro lado y dijeron: " el cocinero se ha echado a perder, ya no vale nada".Sin embargo, Juan no se conmovió en lo más mínimo por este juicio y dijo: " es el amo quien tiene que comer y apreciar mis comidas, no los perros,Me basta con ser apreciado por mi amo"
¡Bravo también por Tolstoi Pero yo me pregunto: ¿qué gustos tienen el señor? ¿qué es lo que le agrada de nosotros? Un día, mientras predicaba alguien le dijo: "tu madre y tus hermanos están aquí afuera, y quieren hablar contigo".Él extendió la mano hacia sus discípulos y respondió. "he aquí a mi madre y a mis hermanos.En verdad que todo aquel que cumpla la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, es mi hermano, mi hermana y mi madre."

Y con esto terminamos los "Tres Juanes en un solo Juan", de Ilustrísimos Señores, de Albino Luciano, escrito cuando aún era el Patriarca de Venencia.
A mi corto entender el Primer Juan habla del hombre que cree ser.El segundo Juan es lo que piensan los demás de Juan.Y el tercer Juan, es el hombre que en realidad es.

1 de febrero de 2017

APuNtEs dE LeCtoR II

No recuerdo el Libro Ilustrísimos Señores de Albino Luciani en mis manos, pero sí la monografía sobre Mark Twian escrita por este señor, así que trataré de obtener el libro porque trata de cartas escritas (por el entonces cardenal) a personajes como: Dickens, Twain, Fígaro, Goethe, Petrarca, Mr. Pickwick etc, cuarenta cartas en total.

Continuación de Tres Juanes en un solo Juan.
Vayamos al segundo Juan.Aquí, querido Twain, me parece que las situaciones son dos: Juan desea que la gente lo estime y se aflige si la gente lo ignora o desprecia.No hay nada de malo en esto; procure tan sólo no exagerar en uno u otro sentido."Ay de vosotros -ha dicho el Señor- que ambicionáis los primeros puestos en las sinagogas y los saludos en las plazas...que realizáis todas vuestras obras para ser vistas"
Hoy diríamos...que escaláis los puestos y los títulos a fuerza de codazos, de concesiones, de abdicaciones, que perdéis la cabeza por aparecer en los periódicos.Pero ¿ por qué?
"¡ Ay de vosotros! ".Cuando en 1938 Hitler pasó por Florencia, la ciudad fue cubierta de cruces gamadas y de inscripciones encomiásticas. Bargenenelli dijo a Dalla Costa " ¿Ves esto, eminencia? ¿Ve esto?" "No tenga miedo, respondió el cardenal, la suerte está predicha en el Salmo 35-36: " Vi al inocuo enorgullecerse y crecer como árbol frondoso.Pasé de nuevo, y ya no estaba; lo busqué, y no se le pudo encontrar"
A veces el "ay" no significa castigo divino sino solamente ridículo humano.Puede que a alguien le ocurra lo que al asno que se cubrió con la piel de un león y todos decían: "¡Qué león!"Hombres y bestias huían.Pero sopló el viento y la piel se levantó, y todo el mundo pudo ver que se trataba de un asno.Y entonces corrieron furiosos y molieron a la bestia a bastonazos.
Ya lo decía Shaw: "¿Qué cómica resulta la verdad!"Y en verdad es para reír cuando se sabe qué poca cosa hay bajo ciertos títulos y ciertas celebridades.
¿Y si sucede lo contrario?.¿Si la gente piensa mal de lo que en realidad  está bien ? Aquí vienen en nuestra ayuda otras palabras de Cristo: "Vino Juan; que ni comía ni bebía, y dijeron: tiene el demonio dentro.Ha venido el hijo del hombre, que come y bebe y dicen:
este es un comilón y un bebedor, amigo de publicanos y pecadores".Ni siquiera Cristo logró contentar a todos.No nos desesperemos si tampoco lo conseguimos notosotros.